El ahorro ha permitido evitar apagones programados en la Isla PDF Imprimir E-mail
Sociedad
Miércoles, 25 de Septiembre de 2019

Alejandra García Elizalde - Yudy Castro Morales - Granma.- Gracias a la respuesta del pueblo a las medidas de ahorro impulsadas por el Gobierno cubano desde el pasado 11 de septiembre, la demanda del sistema eléctrico en la Isla ha tenido una reducción significativa, en comparación a la habitual en esta época del año, aseguraron funcionarios del Ministerio de Energía y Minas, e Industrias, en la capital.

El gráfico de comportamiento de la demanda energética nacional, entre los días del 14 al 22 de septiembre, muestra que, durante el horario del día, contemplado entre las 8:00 a.m. y 5:00 p.m., ha disminuido en 205 megawatts como promedio, un gasto por debajo de lo pronosticado, explicó a Granma Pavel Angulo Peña, director del Despacho Nacional de Carga de la Unión Eléctrica.

Asimismo, durante el horario pico, entre las 6:00 p.m. y las 9:00 p.m., que es donde tiene mayor participación el sector residencial, se logró una reducción de 190 megawatts, añadió el especialista.

Estas cifras significan que el país ha dejado de consumir 39 354 megawatts/hora, que equivalen a 8 658 toneladas de combustible, aseguró.

Para Pavel Angulo, este es un claro ejemplo de cómo las medidas adoptadas por el país para disminuir la demanda energética, impulsadas sobre todo en el sector estatal y residencial para disminuir los impactos del cerco de EE.UU.  para evitar la llegada de combustible a Cuba, están dando resultados positivos.

«Gracias a ello, no han sido necesarias hasta el momento las interrupciones eléctricas programadas», significó.

Los resultados son alentadores, sin embargo, «queda mucho por hacer. En los días finales de este mes es necesario multiplicar esfuerzos para disminuir aún más la demanda energética del país en los horarios pico», señaló el ministro de Energía y Minas, Raúl García Barreiro, durante el Consejo Energético Nacional, encuentro que se realiza cada día en el organismo, desde el pasado 11 de septiembre.

«Ante la emergencia energética de la Isla es imprescindible aumentar el autocontrol en nuestros centros de trabajo, para valorar cuánto se está consumiendo en las horas pico, y ver cómo podemos ahorrar más», aclaró por su parte el ministro de Industria, Alfredo López Valdés.

Para ello, cada empresa debe leer diariamente sus metrocontadores, para así conformar el documento conocido como bitácora. «Esto es algo que no se está haciendo como se debe», reconoció el Titular de Industria durante el Consejo.

De las más de 2 149 entidades estatales de la provincia Granma, cuentan con bitácoras 1 346. Mientras, en Holguín, en las más de 2 000 inspecciones realizadas, solo el 34 % tiene ese documento, por solo citar algunos ejemplos.

Otra herramienta técnica que permite garantizar un mayor ahorro energético en las empresas cubanas es el estudio de acomodo de carga. Entendido como la evaluación y planificación racional de los procesos productivos, este documento permitirá detectar aquellas actividades que puedan desplazarse de los horarios pico sin detener la producción.

«Nuestra labor es ahorrar sin dejar de producir, y solo será posible si se realiza el estudio de acomodo de carga y la bitácora con el rigor técnico necesario», aseveró López Valdés.

En su intervención instó, además, a la capacitación de cada inspector, «para que evalúen con severidad estos documentos durante su visita a las empresas».

El país entero está volcado en el ahorro, como solicitó el Presidente Miguel Díaz-Canel Bermúdez, dijo el Ministro de la Industria. Unirnos más es la alternativa; la mejor respuesta a esta situación la continuará dando el pueblo.

Constancia en el enfrentamiento al desvío de combustible

Aunque el enfrentamiento al desvío de combustible no constituye una medida puntual por el desabastecimiento de los últimos días, y sí una estrategia constante para corregir un problema añejo, cierto es que las crisis exigen reforzar el control, en pos de evitar que se dilapiden o malversen los recursos del Estado, sobre todo cuando son escasos.

Ante la baja disponibilidad de combustible, la Fiscalía General de la República (FGR), como el país todo, ha intensificado su fiscalización, más allá de que este asunto se incluye, invariablemente, en cada acción de control, en particular desde 2015, fecha en que, por indicaciones del General de Ejército Raúl Castro Ruz, se revisaron y actualizaron todos los procedimientos de este Órgano para el control de dicho recurso.

De acuerdo con Carlos Mendieta Palomino, fiscal jefe de la Dirección de Verificaciones Fiscales de la FGR, en 2019 se han realizado, en materia de combustible, 49 acciones de control: 22 a la cadena de transportación ferroviaria y 27 a otras entidades del transporte terrestre; se detectaron 334 violaciones, las cuales dieron lugar a la solicitud de 459 medidas disciplinarias y se radicaron diez hechos delictivos.

Las principales tendencias, dijo, siguen apuntando a irregularidades en el control de las tarjetas magnéticas, la no investigación de altas cifras de faltante de combustibles, apropiación del recurso, deficiente confección y custodia de los documentos primarios; así como no realización de análisis periódicos de las normas de consumo de los medios de transporte.

Debido a estas violaciones, informó, fue aprobada la reducción del 50 % del combustible administrativo para el trimestre septiembre-octubre-noviembre a seis unidades empresariales de base de ferrocarriles, transporte y transporte de cargas y pasajeros, lo que equivale a poco más de 22 000 litros de diésel y 12 000 de gasolina.

Y también en el ámbito penal se han fortalecido las actuaciones, al decir de Edward Roberts Campbell, fiscal jefe de la Dirección de Procesos Penales de la FGR.

Hasta agosto de 2019, la Fiscalía ha conocido de más de 460 procesos penales asociados al desvío o sustracción de combustible, cifra que, más allá de las fisuras, «muestra mayor coordinación y efectividad en el enfrentamiento», a juicio de Roberts Campbell.

Entre los delitos que más inciden figuran la receptación, apropiación indebida y malversación; entretanto los territorios con mayor incidencia son La Habana, Holguín y Villa Clara, que concentran casi el 40 % de los hechos detectados en el país.

Detalló, entre las modalidades del delito, la compra de combustible por particulares a trabajadores estatales, sustracción del combustible de los depósitos de los medios de transporte e incluso, se han detectado casos de ómnibus urbanos, cuyos choferes no dan los recorridos previstos, roban el combustible y, para no levantar sospechas, depositan el dinero que hubiese correspondido a la recaudación diaria.

Tales hechos, consideró, resultan extremadamente repudiables, sobre todo en el contexto actual, pues no solo afectan al Estado, sino que dañan directamente a la población, al privarla de un servicio tan sensible.

Durante 2018 y 2019, en palabras de Edward Roberts, «se aprecia un perfeccionamiento en el análisis de los casos y en el control del combustible. No obstante, hay que seguir incrementando el trabajo integrado, el control interno y, sobre todo, la sistematicidad y la permanencia del control, la exigencia, el enfrentamiento y la severidad en las respuestas a los hechos».

EN CIFRAS

213 000 litros de combustibles ocupados.

44 % de los casos tramitados con celeridad (atestado directo).

67 % de los acusados se les impuso la medida cautelar de prisión provisional.

93% de los acusados se les ha interesado medidas privativas de libertad.

20 juicios ejemplarizantes aproximadamente.

+ de 30 vehículos ocupados y más de una decena de viviendas.