La Conga va por dentro o Nadie nos quita lo bailado y por bailar
Francisco Rodríguez (Paquito el de Cuba)
Viernes, 10 de Mayo de 2019

Francisco Rodríguez - Blog "Paquito el de Cuba" / Cubainformación.- La no realización este año de la conga contra la homofobia y la transfobia por una decisión que desborda al comité organizador de esta duodécima edición de las Jornadas cubanas contra la homofobia y la transfobia, tal y como informa una nota en las páginas institucionales de las redes sociales vinculadas al Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex), es un hecho que ya no podemos remediar.

El análisis de este negativo impacto coincide con el post 400 de mi blog luego de casi diez años de existencia, texto que por supuesto hubiera preferido fuera por un motivo muy diferente.

Por supuesto, nunca aspiramos a que un proceso de transformación cultural tan profundo como el desmontaje de prejuicios homofóbicos y transfóbicos tan acendrados en nuestra sociedad, transcurriera de una manera lineal, sin contradicciones e incluso estancamientos o retrocesos, como pudiera parecerles a muchas personas este ajuste al programa.

No debemos, sin embargo, permitir que tal contratiempo nos agüe la fiesta.

Es cierto que la conga es la semilla y el origen casi de estas Jornadas, que tuvieron en 2007 como antecedente una breve caminata de Mariela Castro Espín y un grupo de activistas, fundamentalmente mujeres trans, quienes marcharon desde el Cenesex hasta el cine 23 y 12.

Ya al año siguiente la conga irrumpió como la actividad inicial de las primeras jornadas, y su realización ha devenido en toda una tradición, como el momento de mayor visibilidad de las personas LGBTI en Cuba, para celebrar e impulsar las estrategias educativas y las progresivas políticas de inclusión social que hemos venido conquistando por más de una década, a partir de la labor de sucesivas hornadas de activistas, quienes en su inmensa mayoría nos hemos formado bajo el impulso y liderazgo del Cenesex y de su directora.

El resultado de toda esta evolución es palpable. Pronunciamientos contra la discriminación por orientación sexual e identidad de género en los principales documentos rectores de la política del país. Aprobación de la primera Ley que de forma explícita protege la diversidad sexual. Proclamación de una Constitución que proscribe cualquier acción discriminatoria contra las personas por ese motivo y reconoce iguales derechos para todos los tipos de familias.

Y así, muchas otras transformaciones en la conciencia y la práctica social que a veces son difíciles de cuantificar, pero están ahí en nuestra cotidianidad, y quienes hemos vivido este proceso podemos percibirlas, y sería una injusticia no aquilatarlas en su exacto valor.

Acabamos, por ejemplo, de tener una amplia participación de activistas LGBTI y H (heterosexuales que nos acompañan en esta larga lucha) en el desfile del pasado Primero de Mayo, tanto en La Habana como en otras provincias —y no solo de personas vinculadas al Cenesex, por cierto—, quienes ondearon con orgullo y convicción sus banderas del arcoíris, en apoyo a las causas urgentes por las cuales combate hoy todo nuestro pueblo, contra el bloqueo, la ley Helms-Burton, y también por nuestras legítimas aspiraciones a una sociedad socialista próspera, sostenible… e inclusiva.

Por consiguiente, tengo la tranquilidad de que nada ni nadie nos podrá regresar al closet, ni quiero ni puedo creer que alguien así lo pretenda.

Estoy seguro de que este aparente traspiés circunstancial con la conga también nos permitirá extraer experiencias esenciales para futuras batallas.

Debemos concentrarnos en los principales propósitos que nos quedan por delante. Los cambios legislativos que tienen que acompañar a la nueva Carta Magna resultan esenciales, y hay que trabajar para distender cualquier inquietud, preocupación o reserva que situaciones coyunturales —como esta de la conga— pudiera crear, si no somos capaces de cerrar filas y actuar con inteligencia y unidad.

Como dice el refrán popular sobre la procesión, nuestra conga va por dentro. No importa que este año nos pidan no hacerla. Lo ya bailado —y lo que nos queda por bailar—, no nos lo van a quitar.

 

Lo último

01 de Octubre // 08:24
documentales-de-hernando-calvo-ospina-en-la-casa-de-la-solidaridad-en-estocolmo Comité Internacional Paz, Justicia y Dignidad a los Pueblos - Capítulo Suecia.- El viernes 27 de septiembre, la Asociación[...]
01 de Octubre // 08:10
bartolome-sancho-desmonto-tesis-sobre-crisis-humanitaria-en-venezuela-y-cuba Gerardo Moyá Noguera - Casa de Amistad Baleares-Cuba.- Bartolomé Sancho, periodista balear residente en La Habana y presidente de Honor de la[...]
01 de Octubre // 07:23
nueva-propuesta-literaria-cuba-frente-al-buen-vecino-entre-el-contrato-y-la-herejia Cubadebate.- “Cuba frente al buen vecino. Entre el contrato y la herejía”, libro del ingeniero y periodista Iroel Sánchez, será presentado el[...]
Revista
Lo + leido
Recomendamos