Mi visita a la Embajada de los Estados Unidos o Mi Stonewall contra el bloqueo
Francisco Rodríguez (Paquito el de Cuba)
Viernes, 30 de Junio de 2017

Como no tengo otra ropa con letreros en inglés, usé este pullover discreto que dice UNBLOCK CUBA

Francisco Rodríguez - Blog "Paquito el de Cuba" / Cubainformación.- Lo más cerca que estuve antes de hoy del territorio de los Estados Unidos fue en un mirador donde en Cuba observamos, bastante a lo lejos, la indeseable Base Naval de Guantánamo, allá en el oriente de nuestro país.

También me aproximé algo cuando visité Canadá, hace muchos años. Bueno, y en México, hace menos tiempo. O sea, en las dos naciones limítrofes, aunque no crucé la frontera. Pero esta vez pisé —técnicamente— su suelo, en mi primera visita a la Embajada del imperio del mundo mundial, aquí en La Habana.

El motivo fue noble, no obstante. Y los resultados, positivos. Me invitaron a participar este 28 de junio en una charla electrónica interactiva mundial, con motivo del Mes del Orgullo Gay, como parte de un reducido grupo de diez personas a quienes en la Embajada identifican como activistas por los derechos de la comunidad LGBTI.

Me pareció una sorpresa agradable el hecho de que en estos tiempos el Departamento de Estado organice un panel sobre Perspectivas y voces para enfrentar los crímenes motivados por el odio, con dos interesantes panelistas y un moderador que intervinieron desde Nueva York y Washington. Tal vez sea una buena señal de que el Presidente Trump no puede echar atrás todo lo que ya conquistó el pueblo norteamericano.

Beberly Tillery, directora ejecutiva del Proyecto contra la violencia en Nueva York, y Brett Parson, quien supervisa la División de Enlaces Especiales del Departamento de Policía Metropolitana en Washington, respondieron a preguntas de activistas, funcionarios y demás participantes que también acudieron a las embajadas de Estados Unidos en Chile, Canadá. Túnez, Malawi, Ecuador, entre otros países.

Para alegría nuestra, en este intercambio que duró poco más de hora y cuarto también incluyeron una de las muchas interrogantes que enviamos desde La Habana.

Como cierre, hicimos un breve balance donde pareció existir consenso sobre la similitud de muchos de los episodios de discriminación, violencia y crímenes homofóbicos y transfóbicos que sufren las personas LGBTIQ en el mundo, incluyendo a las naciones que más avanzaron en políticas públicas y legislaciones específicas sobre el tema.

Por tal motivo, varios asistentes señalaron la importancia de mantener un intercambio más fluido sobre buenas prácticas desde la sociedad civil y en instituciones gubernamentales como la Policía.

En particular, reiteré mi vieja idea de que las coincidencias existentes entre las políticas de Cuba y los Estados Unidos en relación con la lucha contra la homofobia y la transfobia podrían ser una de las vías de aproximación, siempre y cuando la actual administración rectificara su actual postura de retroceso y ocurriera un eventual rescate del proceso de normalización de relaciones que empezó el presidente Obama.

Hasta aquí, un resumen del contenido del encuentro. Ahora, les agrego un poquito de folclore, con mis expresiones e impresiones más personales.

Al salir me hice este selfie apresurado, porque no es posible entrar cámaras ni móviles

No puedo negarles que tenía curiosidad por conocer aquel lugar, fisgonear en su ambiente, ese edificio tan misterioso y emblemático de nuestra historia y ciudad que la mayoría del pueblo cubano solo conoció desde fuera, casi siempre cuando desfilábamos por el Malecón o nos concentrábamos en la Tribuna Antimperialista para protestar contra los sucesivos gobiernos estadounidenses.

En parte para no perder esa costumbre, pensé que estaría bien dialogar, pero también manifestarme, mucho más si en esta oportunidad recordábamos los disturbios de Stonewall, un acontecimiento de rebeldía por antonomasia. Por ello eché mano a un lindo pullover rojo con la leyenda #UNBLOCK CUBA, especial para la ocasión, iniciativa que algunos compatriotas allí presentes luego me celebraron.

Debo agradecer la gentileza y profesionalidad de los diplomáticos que nos atendieron, los señores Derek Wright, Funcionario Político; y Justen A. Thomas, Primer Secretario de la Oficina de Prensa y Cultura, quienes muy amablemente ignoraron mi camiseta, aunque me quedé con la preocupación de si por culpa de ella al final no nos hicimos una foto colectiva. ¡Tanta ilusión que me hacía que posaran a mi lado!

También me contrarió un poco que en ese sitio donde yo pensaba disfrutar de un tremendísimo aire acondicionado, lleno de esa libertad de expresión con la cual tanto nos insisten, no pudiera entrar mi móvil ni mi cámara digital, o nos hicieran sugerencias —que no entendí muy bien, por cierto, y por eso tal vez las incumpla aquí sin querer— sobre qué decir o no sobre este encuentro en nuestros blogs y perfiles de las redes sociales.

Pero como yo trato de cumplir con disciplina todas las leyes — hasta las de los Estados Unidos—, juro que traté de comportarme lo mejor posible, incluso cuando en la puerta un guardia de seguridad, al parecer poco paciente ante mi torpeza para conseguir vaciar a la vez todos mis bolsillos, me preguntó al entrar si era la primera vez que yo iba. “¡Se nota, verdad!”, le sonreí.

Algunos jóvenes que participaron accedieron a una foto conmigo a la salida

 

Lo último

01 de Octubre // 08:24
documentales-de-hernando-calvo-ospina-en-la-casa-de-la-solidaridad-en-estocolmo Comité Internacional Paz, Justicia y Dignidad a los Pueblos - Capítulo Suecia.- El viernes 27 de septiembre, la Asociación[...]
01 de Octubre // 08:10
bartolome-sancho-desmonto-tesis-sobre-crisis-humanitaria-en-venezuela-y-cuba Gerardo Moyá Noguera - Casa de Amistad Baleares-Cuba.- Bartolomé Sancho, periodista balear residente en La Habana y presidente de Honor de la[...]
01 de Octubre // 07:23
nueva-propuesta-literaria-cuba-frente-al-buen-vecino-entre-el-contrato-y-la-herejia Cubadebate.- “Cuba frente al buen vecino. Entre el contrato y la herejía”, libro del ingeniero y periodista Iroel Sánchez, será presentado el[...]
Revista
Lo + leido
Recomendamos