Cuba-Rusia en retrospectiva y perspectiva
Noel Manzanares Blanco
Sábado, 12 de Julio de 2014

Noel Manzanares Blanco - Cubainformación.- Las relaciones entre la Mayor de las Antillas y la Cuna de los Sóviets tienen un antecedente importante: me refiero al momento en que arribó a nuestro país el barco “Vatslav Vorovski” por el puerto de Cárdenas, en la occidental provincia de Matanzas,  el 4 de Agosto de 1925, con el propósito de cargar azúcar; y a que dos días después, el joven Julio Antonio Mella llegó a la estación ferroviaria del lugar, comisionado por la Agrupación Comunista de  La Habana, para dar la bienvenida a los marinos rusos en nombre del proletariado cubano. Así surgió el primer intercambio entre una representación de los pueblos de ambas naciones.

No obstante, los vínculos formales de los Estados caribeño y europeo datan de la Segunda Guerra Mundial, específicamente del año 1943. Entonces, el embajador soviético en los Estados Unidos estableció la primera sede diplomática en la Isla, durante la administración de Fulgencio Batista. Pero los sucesivos gobiernos de Grau San Martín y Príos Socarrás no estimularon los contactos con el Kremlin y el cuartelazo del mismo Batista en 1952 devino puertas cerradas a los tratos con aquella nación del Viejo Continente.

Poco debe extrañar, consecuentemente, que tras el Gran Enero de 1959 la simpatía de Moscú por La Habana fuera in crescendo.  Nunca debemos olvidar que cuando Washington “nos cortó el agua y la luz”, desde el territorio soviético nos llegó petróleo, armas para defendernos y apoyo en otras ramas, particularmente en la preparación de profesionales cubanos; sin descartar que nos compraron azúcar justo en el momento que no teníamos dónde venderla. Y hasta llegamos a enviar a Arnaldo Tamayo al Cosmos con aquella ayuda, al margen que hubo episodios desagradables como la Crisis de Octubre en 1962.

En lo sucesivo, las relaciones entre nuestros países y pueblos se fue perfilando y articulando más y más. Sin embargo, a partir del desmontaje de los valores que se habían enarbolados en esos lejanos predios, incluida la tergiversación de la Historia; a partir de la apología a las cosas buenas que pudiera exhibir el capitalismo, incluida la crítica desmedida a los errores cometidos en el socialismo; a partir de la Perestroika (supuesta rectificación) y la Glasnost (aparente diafanidad informativa), en la práctica se edificaba la vuelta al reino del capital, a un proceso en el cual el proyecto revolucionario iniciado en el Gran Octubre de 1917 no murió de muerte natural, sino apuñaleado por la espalda cuando comenzaba la última década del siglo pasado —debo reiterar.

Con lo anterior deseo indicar que el hecho de que Moscú creyera en lágrimas provocó que el pueblo cubano viera descender su desenvolvimiento a planos increíbles. Baste decir que nuestros propósitos se fueron a bolina del día a la noche porque ipso facto perdimos el 85 por ciento del vínculo económico con el exterior (Cuba estaba insertada en el Consejo de Ayuda Mutua Económica que agrupa a la Unión Soviética y aliados europeos) y por ello el Producto Interno Bruto cayó hasta menos 35 por ciento de 1990 a 1993. Apenas agrego que nación alguna recibió tan brutal golpe, mucho mayor si tenemos en cuenta que el Bloqueo Made in USA se multiplicó por el infinito.

Tengo que ser rigoroso con lo sucedido ante la desaparición de la Unión Soviética y significar que su destino/responsabilidad con los compromisos anteriormente contraídos quedaron en manos de las nuevas autoridades en Rusia tras el fatídico acuerdo de Bioloviezhski, firmado el 8 de diciembre de 1991 por los entonces presidentes de Rusia Boris Eltsin, de Ucrania Leonik Kravchuk y de Bielorrusia Stanislav Shuhkevich, con el que se puso punto final a la existencia de la Revolución liderada por Lenin.

Por esta razón tan simple, me siento en el deber de preguntar: ¿a cuánto asciende la deuda de Moscú con La Habana?; entonces, ¿quién le debe a quién? Es mucho más, pues, lo que se ha de decir sobre el hecho de que Rusia haya tomado la medida sin precedentes de condonarnos el 90 por ciento de la deuda cubana de los créditos concedidos en la época soviética (el monto total de la deuda es de más de 35 mil millones de dólares —el diez por ciento restante, alrededor de unos 3 mil 500 millones de dólares, se invertirá en Cuba), aunque admitamos que su declaración es muestra de buena voluntad y una confirmación del “carácter estratégico de las relaciones bilaterales” —de acuerdo con lo que manifestó el Presidente Putin a Prensa Latina.

Mas, consciente de estar en presencia de elementos que apuntan a más gloria que a desdicha, acredito que es toda una ¡enhorabuena! la visita que acaba de realizar el Líder del Kremlin a nuestro Caimán Verde, aspecto que encuentro aumentado si medito en lo trascendido frente al incremento de la colaboración cubano-rusa, sin excluir los encuentros y percepciones de los compañeros Fidel y Raúl en sus respectivos encuentros con el ilustre visitante europeo.

Por tanto, el análisis de las relaciones de marras tanto en retrospectiva y como en perspectiva me lleva a subrayar el antes y el después de 1959; el fin del siglo pasado como un referente; que la deuda es mutua y la armonía es compensatoria; y que el futuro del vínculo Cuba-Rusia es promisorio.

 

Lo último

01 de Octubre // 08:24
documentales-de-hernando-calvo-ospina-en-la-casa-de-la-solidaridad-en-estocolmo Comité Internacional Paz, Justicia y Dignidad a los Pueblos - Capítulo Suecia.- El viernes 27 de septiembre, la Asociación[...]
01 de Octubre // 08:10
bartolome-sancho-desmonto-tesis-sobre-crisis-humanitaria-en-venezuela-y-cuba Gerardo Moyá Noguera - Casa de Amistad Baleares-Cuba.- Bartolomé Sancho, periodista balear residente en La Habana y presidente de Honor de la[...]
01 de Octubre // 07:23
nueva-propuesta-literaria-cuba-frente-al-buen-vecino-entre-el-contrato-y-la-herejia Cubadebate.- “Cuba frente al buen vecino. Entre el contrato y la herejía”, libro del ingeniero y periodista Iroel Sánchez, será presentado el[...]
Revista
Lo + leido
Recomendamos