El videoclip de los Ángeles con pinchos
Octavio Fraga
Martes, 27 de Mayo de 2014

Por Octavio Fraga Guerra* - Cinereverso - Cubainformación.- Antes de abundar en el puzzle estético, semiótico y de contenidos del videoclip cubano Serás mía de la agrupación Ángeles, les diré sin rubor que desconocía de la existencia de este trío, de esta agrupación musical cubana. Ángeles de la Bachata se fundó en el 2009, nombre con el que se fundó, derivando más tarde con la identidad con la que se identifican hoy.

¿Qué se ha escrito en los medios sobre ellos? ¿Qué nos dicen sus integrantes de sí mismo? La información sustanciosa es bien escasa, yo diría que ausente. A manera de muestra comparto algunas fuentes de publicaciones digitales.

La web Buena Música de dudosa calidad como referente informativo de la música universal nos cuenta que: “Ángeles de la Bachata es una agrupación musical cubana integrada por jóvenes intérpretes y que en el año 2012 ha escalado en la preferencia de la juventud cubana con su canción “Cuéntale a él”.

El texto citado cierra con esta afirmación: “El Grupo tienen como prioridad difundir las melodías más allá de las fronteras, siendo semilla del futuro. Logrado que se le reconozca por todo tipo de público. De esta forma con una imagen jovial, sencilla pero imponente se encuentran dentro de los mejores intérpretes del género Bachata de la Isla de Cuba, demostrando en cada presentación un componente de lujo donde interactúan, arte, talento y cultura. Sus temas dan muestra de una madurez y profundidad que contrasta a la vez que atrae” (1).

La disquera internacional S. P Latin Record, poco más que nada nos aporta de estos músicos. El texto con el que no los presentan es copia y pega del anterior. Redactado con un estilo “insustancial”, sin luces musicológicas y concebido bajo la tesis extraliteraria de “no hace falta que pienses mucho”. Lo curioso es que aún lo siguen presentando como Los Ángeles de la Bachata (2).

El periódico Cubasi, les hace una extensa entrevista bajo el título: “Conociendo a los Ángeles: la fiebre juvenil de la música cubana” (3). La periodista Elizabeth López Corzo introduce su texto de esta manera. “Los Ángeles son ahora mismo los chicos lindos de la música cubana. No creo que haya muchos que refuten esa idea, incluso los que no comparten el género pop-house que ellos defienden en sus canciones”.

Sobre esta línea introductoria de la entrevista yo me pregunto: ¿Alguien me puede explicar que tiene de relevante este “insulso asunto” para valorar a una agrupación musical?

En otra parte de la entrevista la periodista le interroga sobre sus herencias y su sello. Sobre esta cuestión el dialogo discurre de esta manera.

“Cuéntale a él” fue la catapulta de Ángeles, sobre todo por el clip que ganó Premio de la Popularidad el pasado año en los Lucas. ¿Ustedes lo ven así también?

Jesús: Sí, claro, fue el primer tema que nos marcó, que nos llevó al éxito, por decirlo de alguna manera. El destino estuvo de nuestra parte. Creo que el mismo público fue el que nos hizo crecer. Ellos necesitaban ídolos en la juventud y nosotros fuimos parte de eso. Cantamos en varios programas juveniles de televisión y la imagen que teníamos entonces no tenía que ver con la de hoy. Sí me di cuenta enseguida que el público veía en nosotros a los Back Street Boys.

Sobre esta confesión haré una parada, que no es casual pues el videoclip que pretendo desgranar tiene que ver con eso. Cuando Jesús –uno de los integrantes de Ángeles hace tamaña afirmación-, me refiero a: “Ellos necesitaban ídolos en la juventud y nosotros fuimos parte de eso”. La reacción que deja en mí es: “este joven padece de un serio problema de humildad”.

Los artistas e intelectuales sólidos –no voy a calificarlos en grandes o pequeños- no caerían en afirmaciones de este calibre. Al no conocerlo, quiero pensar que estas declaraciones son propias de un adolescente enchufado por el éxito. Por la adrenalina que produce las cámaras de la televisión, los conciertos, las entrevistas para los medios y ese “mimoseo” que a veces dan los empresarios de la música, contribuyendo -quieran o no- a que jóvenes como este se deslinde de la realidad y del largo camino que aún tiene que recorrer, no siempre rectilíneo y bondadoso.

Sian –otro de los miembros de Ángeles- en esta misma entrevista sentencia: “Creo que la mayoría de los artistas le deben casi todo a su imagen. Vamos a estar claros, Justin Bieber no se pegó solo por cantar. A la gente lo que le gustó fue ver un niño de 16 años con pelo de bebé, cantando y bailando. Con nosotros sucede lo mismo, la gente en la calle tararea la canción, conocen el ritmo, pero no saben la letra, en cambio nos identifican como “los de los pinchos”.

Por ahora aparco las citas de esta entrevista para aportar otras fuentes con la mera intención de construir un cuadro de estos tres jóvenes nombrados Ángeles.

La web Suena Cubano, que se presenta como: “un portal de entrada a la música y al espectáculo en Cuba, con un catálogo de información que pretende abarcar la totalidad de los grupos musicales que se encuentran dentro y fuera de la isla”, les hace una breve entrevista. El título: Ángeles de alto vuelo (4). Bajo la firma de la periodista Lilian Sabina Roque nos revela otras particularidades de este trío que enriquecen y aportan los derroteros de estos jóvenes. La primera interrogante de Sabina Roque discurre por este carril.

Los Ángeles de la Bachata, los Ángeles, ¿por qué las mutaciones de nombre y género de 2009 para acá?

Jesús Rodríguez Quintero (Ángel/director): Los Ángeles de la Bachata nacieron en un estudio de grabación, de producción independiente, por supuesto. Un día estaban grabando temas de reggaetón, de timba, de salsa, y escuché una bachata en medio de aquello y me gustó. De ahí se me ocurrió la idea de crear un grupo netamente de bachata y me vino a la cabeza el nombre de Los Ángeles de la Bachata. Así comenzamos a trabajar y grabamos un disco de diez temas. En aquel entonces éramos Luisito [José Luis Núñez Martínez], Liván [Liván Ernesto Valdés Greenidge] y yo. Después tuvimos la suerte de licenciarlo con una disquera, Latin Records; e hicimos nuestro primer videoclip. Todavía no teníamos un look definido.

El final de esta declaración roza –como los otros dos miembros- sobre lo mismo: “Todavía no teníamos un look definido”. Por supuesto que la entrevista es más extensa, más abarcadora. Les dejo la opción de leerla completa ubicada en las notas de este texto

Toca ir a la pieza audiovisual. Rodada en el Coliseo de la Ciudad Deportiva de La Habana, el video clip denota por una puesta en escena despampanante, formula repetida hasta la saciedad en la historia del videoclip universal cuando se trata de adolescentes de “éxito” internacional de la camada –parafraseando a los integrantes de Ángeles-, “tipo Justin Bieber”.

Sabido es que este tipo de apuesta más que musical es comercial, más que hacer arte es vender un producto que no es solo el disco. También lo es -en este caso- los chicos de Ángeles. Se construyen, se producen y se distribuyen como sardinas en latas. Dicho de otra manera: “en mini dosis y al por mayor”.

En la entrevista que compartí a manera de muestra, uno de los integrantes de este trío revela su visión sobre este asunto que confirma la idea que expreso. La declaración viene de su director Jesús Ángel. “El concepto de video clip es darle publicidad a un tema musical, a un disco. Aquí los grandes premios del clip recaen en obras que el jurado considera arte, no comercial”.

Es cierto que en la historia del videoclip universal persisten dos corrientes que a veces se encuentran, en otras son “enemigas a muerte”. El videoclip como obra de arte puede cumplir sin tropiezos esta función. Los resortes estéticos heredados del cine han sido eficaces para jerarquizar a la música. Incluso al artista que le asiste el derecho y el deber de construir la imagen que desee proyectar. El cine documental ha sido y es un aliado protagónico para la promoción de la música, sin transgredir sus esencias y sin caer en mediocridades dramatúrgicas que tan solo revelan complacer al gusto efímero, a lo que está de temporada.

La filmografía documental cubana tiene mucho que mostrar en este sentido. A golpe de memoria citaría tres grandes filmes: Nosotros, la música, (1964) de Rogelio París. Buscando a Chano Pozo, (1987) de Rebeca Chávez. O la obra del joven cineasta Esteban Insausti Las manos y el ángel, realizada en el año 2002, un declarado tributo a la vida y la obra del músico cubano Emiliano Salvador.

Sin embargo Serás mía, realizado por Manuel Ortega se desliga de estas esencia propias del arte, que no son ajenas a la dramaturgia del videoclip para construir en tres minutos y medio, a unos chicos de éxitos.

A golpe de caracteres “no los pone en la cara” con una redacción que no esconde esta intención. La nota a manera de presentación sentencia: “Después de 20 años sin realizarse un concierto en el Coliseo de la Ciudad Deportiva, 20 000 personas lo inundaron para vivir un momento único”. Viene una pausa y agrega: “Ángeles, hizo la hazaña…”.

Un plano general, una mirada de águila –o muchas- “que busca controlar la sabana de su territorio es la arrancada fotográfica y se desata la música. En definitiva, un mirar desde lo alto para seamos testigos de lo que está por ocurrir.

Luces que irrumpen en la multitud, en cada ángulo prominente y el escenario para proyectar un candil sobre los “ídolos” de esta hazaña de estrepitosas sonoridades. Montajes escénicos concebidos para “interactuar” con el público fans mayoritariamente femenino. Y “lo más importante” y predecible. Las adolescentes caen extasiadas a sus pies por la fuerza escénica de estos Ángeles, que son en definitiva ingredientes repetidos y cansinos que se explotan en esta pieza que no difieren de cualquier otra, cuando se trata de promover a los noveles “talentos” de la música. De una generación que en términos sociológicos y sicológicos están en un franco proceso de trasformación.

Cuidado con este asunto. Hay una proyección intencionada de estos planos. Un hacer para establecer nexos entre los músicos que no son los únicos protagonistas. En contrapartida están las fans que aparecen en diferentes planos, en variadas escenas. Para reforzar la perspectiva de los que son en definitiva el único eje de atención. Diría incluso que en cuota de pantalla, los músicos y las asistentes al concierto tienen un cierto equilibrio en esta pieza donde el tiempo es esencial a la hora de hacer síntesis de mensajes.

¿Pero quienes son las adolescentes que tararean sus canciones, que lloran de éxtasis ante la fuerza y el clamor del “virtuosismo” de estos chicos de estudiada cartografía?

Son jóvenes y adolescentes que intentan tocar a sus ídolos en plena vorágine escénica. Son muchachas que nos ponen ante la cámara el realizador quién no deja margen a la casualidad. Cada plano o secuencia no es obra –o no lo es casi siempre-, de la espontaneidad del público presente. Hay escenas de montaje preparados para la ocasión.

Pero se impone revelar un asunto de mayor calado. Las adolecentes que integran estas puestas en escena son lindas, de aspecto agradable, como parte integradora de esa lógica a la que este videoclip contribuye cuando se trata de vender un producto como lo es Ángeles, que no se esconden para expresar lo importante que es la imagen.

Esta puesta audiovisual entraña desde esta perspectiva un asunto a tener en cuenta. Tal parece que en el mundo de los Ángeles y su entorno, solo caben la belleza, la chica tipo. Esta idea es claramente excluyente, discriminatoria. Una tesis que es propia de las revistas de moda, el glamour y las publicaciones del corazón del mundo occidental. ¿Esta es una de las tesis sociológicas de Serás mía?

En una de las entrevista ya citadas publicadas por Cubasi, la autora les pregunta a los Ángeles sobre la importancia que le dan a la imagen. Jesús, uno de los integrantes de esta agrupación se ocupa de dar la respuesta. La periodista Elizabeth López Corzo lo introduce de esta manera.

Una de las cosas por las que Ángeles llama tanto la atención es por su estética de pelos con pinchos. ¿Cuán importante es la imagen para ustedes?

Jesús: Nos dejamos crecer los pinchos cada uno poco a poco casi de casualidad hasta que nos dimos cuenta de que funcionaba bien en conjunto. Para nosotros la imagen es lo más importante. Diría que ocupa un 70 u 80 porciento.

Esta afirmación completa la idea de una agrupación más interesada por las apariencias, que por la obra musical en sus más profundos resortes musicológicos.

La pieza musical Serás mía, escogida para desmenuzarla como videoclip la cantan en castellano e inglés. Sobre esto no tengo ninguna objeción, es lícito que los músicos prueben sus dotes interpretativos en otros idiomas. Es un reto hacerlo pues implica un esfuerzo a la hora de atemperar y acompasar otros registros que se pretendan proyectar en escena. Sin embargo el videoclip no resuelve un asunto medular, la necesaria identidad de la agrupación.

El que no conoce esta agrupación podrá pensar que los Ángeles son de Puerto Rico, de República Dominicana, de Honduras o de cualquier otra parte del mundo de habla castellana. Da la impresión, -o quizás haya sido la idea- de que a los intérpretes, al realizador y al productor de este videoclip no le interesa potenciarlo. Si esta fuera una verdad confirmada, entonces se impone sentenciar lo que esbocé al principio. Este videoclip no es más que un producto para la venta comercial de una agrupación, que con ingredientes “fáciles y rápidos de hacer”, como identificaba la histórica Nitza Villapol en su programa de Cocina al minuto que se emitió durante años en la televisión cubana cada domingo al mediodía.

En un encuentro realizado en La Habana, en el año 1995, en el que participaron más de setenta intelectuales y artistas cubanos residentes en la isla y de otras partes del mundo se debatió un asunto de medular importancia para la nación. “Cuba: Cultura e Identidad Nacional” fue la portada de esta convocatoria. Convocado por la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) y la Universidad de La Habana, de las sesiones bien enriquecedoras se editó las memorias en un libro presentado con el mismo título del encuentro.

Los más importantes pensadores de Cuba se dieron cita en este encuentro. De los múltiples enfoques incluidos en el texto (5) -que recomiendo su lectura-, tomo prestado las valoraciones de la psicóloga Carolina de la Torre.

En una de sus intervenciones expresa: “… la identidad nacional es el conjunto de rasgos, significaciones, representaciones que comparten las personas de un mismo pueblo, que tienen una misma historia, que comparten un mismo territorio y que unos y otros se sienten identificados por ese conjunto de rasgos”.

Cierto es que el término “identidad nacional” es pasto de muchos debates. El texto que cito refleja ese prisma de ideas y enfoques que pululan en torno a él. En cada una de las intervenciones que aparecen en esta compilación, a todos les une la permanente necesidad de fortalecerla como ese gran esqueleto de la nación. Como ese árbol de ramificadas raíces que nos hace diferentes entre todas nuestras diferencias. Sin embargo, esta cita de Carolina de la Torre me resulta útil para abordar otro capítulo ausente en este videoclip, lo cubano.

La manera en que se proyecta en la escena. Los vestuarios que usan como parte consustancial de esa imagen que tanta importancia le dan. La canción que interpreta los integrantes de esta agrupación, que no empasta con los ricos y renovados géneros musicales cubanos. La forma de bailar y de proyectarse ante el auditorio, más cercana a lo espectacular acrobático que a una coreografía en un país con una portentosa tradición de bailadores. Todas estas ideas las cierro con: ¿Dónde está lo cubano en Serás mía?

Un videoclip como este, será uno más de los tantos que se producen cada año. Construido desde la clonación de otras ideas y formulas más que usadas en un mundo ciertamente audiovisual, pero expectante ante propuestas que rompan con la saturación de lo mismo. Este videoclip tiene un tiempo regresivo.

Notas:

(1)   Biografía de Ángeles de la Bachata. http://www.buenamusica.com/angeles-de-la-bachata/biografia

(2)   Ángeles de la Bachata. http://www.latinrecord.com/?p=1015

(3)   Conociendo a los Ángeles: la fiebre juvenil de la música cubana. Por: Elizabeth López Corzo. http://m.cubasi.cu/cubasi-noticias-cuba-mundo-ultima-hora/item/23241-conociendo-a-los-angeles-la-fiebre-juvenil-de-la-musica-cubana-%20-fotos

(4)   http://suenacubano.com/news/1f8b6f3894ac11e38f713860774f33e8/presentan-angeles-nuevo-integrante/

(5)   Autores varios. Cuba: Cultura e Identidad nacional. (Ediciones UNIÓN, 1995)

Equipo de realización

Dirección: Manuel Ortega

Producción ejecutiva: Massimo Scolari

Fotografía: Luis Najmias Jr. (ACP)

Producción: Isabel Souto

Asistente de dirección: Ijurky Morales

Edición: Ernesto Reyes

Postproducción: REMACHEstudios

Diseño de vestuarios: D´Suarez

Escenarios, luces y sonidos: P.M.M

* Intelectual cubano residente en Madrid. Editor del blog: www.cinereverso.org

 

Lo último

01 de Octubre // 08:24
documentales-de-hernando-calvo-ospina-en-la-casa-de-la-solidaridad-en-estocolmo Comité Internacional Paz, Justicia y Dignidad a los Pueblos - Capítulo Suecia.- El viernes 27 de septiembre, la Asociación[...]
01 de Octubre // 08:10
bartolome-sancho-desmonto-tesis-sobre-crisis-humanitaria-en-venezuela-y-cuba Gerardo Moyá Noguera - Casa de Amistad Baleares-Cuba.- Bartolomé Sancho, periodista balear residente en La Habana y presidente de Honor de la[...]
01 de Octubre // 07:23
nueva-propuesta-literaria-cuba-frente-al-buen-vecino-entre-el-contrato-y-la-herejia Cubadebate.- “Cuba frente al buen vecino. Entre el contrato y la herejía”, libro del ingeniero y periodista Iroel Sánchez, será presentado el[...]
Revista
Lo + leido
Recomendamos