Cuidado con la malignidad de la prensa
Lorenzo Gonzalo
Martes, 30 de Diciembre de 2014

Lorenzo Gonzalo*/Foto Virgilio Ponce

Por Lorenzo Gonzalo*/Foto Virgilio Ponce -Martianos-Hermes-Cubainformación.- Para las personas que hemos estado íntimamente vinculadas al proceso cubano, especialmente para quienes desde temprana edad asumimos la responsabilidad de luchar por una nación justa, inclusiva, equitativa, con igualdad de oportunidades y atención básica para los desvalidos o menos afortunados, el año 2015 será de grandes expectativas.

La determinación Ejecutiva estadounidense de comenzar un nuevo ciclo de relaciones diplomáticas con Cuba sienta las bases para el comienzo de una nueva era. No sólo en términos diplomáticos para ambos países, sino para la Nación cubana, la cual estará en condiciones de crear estructuras tentativas, que posibiliten el surgimiento de un sistema político capaz  de canalizar esos objetivos abstractos que muchos cubanos tenemos, algunos desde muy temprana edad.

La traba que podría surgir en ese proceso, es nuevamente Estados Unidos por ese afán de imponer condiciones políticas, regulaciones económicas y aceptación de criterios, que han definido la gestión exterior estadounidense desde que ingresó a la arena internacional a fines del Siglo XIX.

Detrás de esos afanes, impulsándolos y muchas veces guiándolos, aparecerán los carros blindados con tracción en las cuatro ruedas, de la prensa más representativa del llamado “establishment”.

La prensa estadounidense, como ninguna otra en el mundo, precede en ocasiones los grandes acontecimientos, cuando el Ejecutivo o el Congreso o los Poderes Judiciales o los luctuosos órganos de inteligencia, requieren un asidero para impulsar una acción o un criterio. Este fue el caso de las relaciones con Cuba, cuya decisión fue anunciada una mañana de diciembre, luego de cinco editoriales del New York Times y otros comentarios del Washington Post.

No digo que alguien llamó a sus autores o a los editores. Los defensores de determinadas ideas no tienen necesariamente que conversar para hacer lo mismo en un instante dado. Quizás  sobre los responsables de los diarios llovieron sugerencias varias, pero también el calor de los acontecimientos alcanzó altas temperaturas en los últimos dos años y resultaba obvio que debía hacerse algo para terminar con la Odisea Caribeña y la Aberración Anglosajona.

La intensidad del fuego se concentró en unas pocas llamas.

Primeramente la irregularidad de Cinco Agentes Cubanos que nunca debieron cumplir ni si siquiera un año de prisión; en segundo lugar la existencia de un infeliz (quizás me equivoque y no era tan infeliz) como Allan Gross, prisionero en Cuba luego de ser enviado a una misión ilícita sin saber la trascendencia del delito y por último, los peligrosos distanciamientos del Sur del Continente con el Norte. Por muchas razones, pero principalmente las mencionadas, los editoriales precedieron a las difíciles acciones que implicaba romper la inacción estadounidense de cincuenta años.

Ahora comienza para Cuba, Washington y su prensa oficiosa, esa otra etapa que mencionábamos.

Ya se escucha decir si “Cuba dará algo a “”cambio”” (¿a cambio de no ser agredida?).

Personalmente estoy de acuerdo con la libertad de expresión, de movimiento, de asociación, en la elección libre de los políticos que deben Administrar y acaso transformar el Estado y con muchos de esos valores conquistados por la Humanidad con el advenimiento del capitalismo. Pero tengo grandes dudas de la perfección de la maquinaria política que hoy gobierna en Norteamérica y que sirvió de patrón para el surgimiento de un mundo que sin dudas, fue mejor que el que lo precedió.

Cuba no niega esas conquistas de la Humanidad. Ni siquiera el “comunismo” que nunca se consumó, ni el socialismo que se perdió en busca de un paraíso que no sabíamos dónde estaba, negaron esos valores políticos. Pero Cuba y el mundo en general, a nivel de naciones y en Estados Unidos a un nivel ciudadano que crece como hierba en primavera, deseamos y buscamos nuevos derroteros políticos, para que esos valores se realicen con equidad y oportunidades para todos.

El concepto dogmático, de gran contenido profético y religioso, que asume la posesión absoluta de la verdad, lo practica Washington en el orden internacional con mayor insolencia y soberbia que la Rusa estalisnista.

En este sentido Washington debía aprender de los chinos quienes a la hora de lidiar con otras naciones se remiten a los aspectos diplomáticos y económicos, sin que eso excluya manifestar sus opiniones personales en foros internacionales y dentro del contexto nacional.

Las relaciones distendidas de los dos países van a dar como consecuencia una enseñanza para ambas naciones. Cuba no cejará en su empeño de buscar nuevos derroteros en bien de su pueblo y la ciudadanía estadounidense encontrará en la Isla, la humanidad y afecto que sólo ha visto de soslayo en algunas películas de Hollywood.

Esperemos que la prensa no traspase ciertos umbrales y que Washington no se emborrache con criterios desacertados.

Abogo para que la Felicidad no sea para ambos países el simple deseo de fin de año, sino una realidad de todos los días y por siempre, a partir del Primero de Enero del 2015.

Pero cuidado con la malignidad de la prensa.

Así lo veo y así lo digo.

*Lorenzo Gonzalo, periodista cubano residente en EE.UU., subdirector de Radio Miami.

 

Enviado por el autor a: Martianos-Hermes-Cubainformación

Estos textos pueden ser reproducidos libremente siempre que sea con fines no comerciales y cite la fuente.

 

Lo último

01 de Octubre // 08:24
documentales-de-hernando-calvo-ospina-en-la-casa-de-la-solidaridad-en-estocolmo Comité Internacional Paz, Justicia y Dignidad a los Pueblos - Capítulo Suecia.- El viernes 27 de septiembre, la Asociación[...]
01 de Octubre // 08:10
bartolome-sancho-desmonto-tesis-sobre-crisis-humanitaria-en-venezuela-y-cuba Gerardo Moyá Noguera - Casa de Amistad Baleares-Cuba.- Bartolomé Sancho, periodista balear residente en La Habana y presidente de Honor de la[...]
01 de Octubre // 07:23
nueva-propuesta-literaria-cuba-frente-al-buen-vecino-entre-el-contrato-y-la-herejia Cubadebate.- “Cuba frente al buen vecino. Entre el contrato y la herejía”, libro del ingeniero y periodista Iroel Sánchez, será presentado el[...]
Revista
Lo + leido
Recomendamos